Francisco + Nicolás / Matrimonio En Casona Bustamante

< Matrimonio En Casona Bustamante, Santiago, Chile >

\\ Matrimonio gay en Santiago de Chile // Na última semana da nossa temporada março/abril no Chile, fotografamos um casamento muito especial. Primeiro, porque foi um casamento gay, em um país fervorosamente católico e que ainda está se acostumando à ideia da união civil entre dois meninos, ou duas meninas. Segundo, porque um dos noivos, o Nico, era conhecido de muitos anos da Trini, e isso nos deu uma certa liberdade, o que foi ótimo, porque os chilenos normalmente são discretos por demais da conta. o que às vezes é um problema para fotógrafos enxeridos como nós… (brincadeirinha) :D

Mas naquela tarde em que caía o mundo de tanta chuva em Santiago, Nico parecia ter seu próprio sol sobre a cabeça para lhe alegrar. Se via contente demais. Um sorriso de orelha a orelha que não deixava o rosto: enquanto escrevia seus votos para Francisco, enquanto escolhia entre uma gravata e outra, e entre os sapatos pretos e os de couro claro. Seguia sorrindo quando, já pronto, desceu do apartamento para o carro, sob o guarda-chuva, abraçado com o pai, igualmente feliz e orgulhoso.

O lugar era maravilhoso, de um bom gosto incrível, claro. Uma cerimônia oficial curtíssima os fez casados. Numa explosão de felicidade, Nico salta para abraçar Francisco com toda o entusiasmo do mundo. O que se viu depois foram dois caras apaixonados declarando o quanto se amam. Falaram também de o quanto lhes custou estar ali, a dificuldade de descobrir, entender e aceitar sua sexualidade. Contaram do valor do apoio da família. Enquanto um falava, nos olhos do outro se via sentimento de admiração, de orgulho, de realização, desejo de estar junto e assim ficar o resto da vida. Dois caras que queriam casar de verdade. Bonito de ver. Privilégio poder fotografar. Afinal, é algo que representa muito mais do que um sentimento entre dois caras, ou mesmo o começo da história de uma nova família; é mais uma vitória em uma luta antiga e que acontece, ininterruptamente e há muito tempo, no mundo todo. Parabéns por isso, Francisco e Nico! Foi bom demais curtir esse dia com vocês. De verdade! Tanto que ficamos até as 5h30 da manhã, até o DJ parar de tocar, coisa que nunca tínhamos feito… rs.

Um forte abraço, parabéns novamente, muito obrigado pela confiança e os mais sinceros votos de felicidade.

F.

Primero que todo, te aclaro que esta no es una traducción del texto escrito por Felipe, y sí es, como siempre, algo muy personal. Una parte tal vez minúscula de un momento del día, o de algún sentimiento o pensamiento que tuve respecto a lo que viví. Por lo que si no has leído el texto de Fe, léelo. Si no hablas portugués, no importa, se entiende, te va a emocionar igual. Y si no, bueno, google translator puede hacer la tarea por ti. Pero no dejes de leer las cosas q Felipe escribe, puede sorprenderte más de una vez. Dicho esto, puedo comenzar. Y si me lo permiten, hoy, voy a hablar del Nico.

Al Nico lo conozco hace varios años ya. Hermano del marido de una amiga. Tal vez fue en un carrete por ahí. O en casa de la Monti, o en la de él, o que sé yo. Lo que sí sé es que lo conocí así. Que es lo importante. Aunque pensándolo bien no es tan importante como, ni cuando, ni donde, y sí el después, que es donde quiero llegar.
Años después de conocerlo, este guapetón empezó a ir a almorzar al restaurante donde yo trabajaba. Dos a tres veces por semana se dejaba caer ahí a la hora de almuerzo. Al principio nos poníamos todas nerviosas. Nada nuevo bajo el sol, ya que a mi parecer, este hombre es de los pocos que se ve atractivo de terno. Si, porque digámoslo, un hombre tiene que tener estilo para llamar la atención. Al menos para mi. Y lo malo del terno es que los deja a todos uniformados. Todos iguales. Pero el Nico … el Nico se ve bien hasta con un saco de papa encima (o no chiquillas … y chiquillos?). Entonces, como iba diciendo, todas las cabras (éramos puras mujeres) nos poníamos nerviosas cuando lo veíamos en la fila para almorzar! Si, repito, era lo que había pa miraaar po! Con el tiempo ya no eran solo los nervios de que estaba llegando el guapetón, era … que hay de comer para el Nico! Chuta, dilema! Es que, bueno, comencemos por el comienzo. Nicolás es de las personas más mañosas que conozco. Come menos cosas de las que yo comía cuando chica (que es mucho que decir viu!) Entonces él llegaba, y si su mesa estaba desocupada, se sentaba ahí, cerca de la puerta, me levantaba la mano, y yo, con gesto de OK, partía a la cocina a preguntar que había de comida hoy para el Nico. Y cuando digo para el Nico, no me refiero al menú del día, me refiero a que había para que Nicolás pudiera comer! Un plato que no tuviera… una lista de cosas, que yo, claro, ya había memorizado. Si el menú tenía algún ingrediente de la lista, entonces el Nico pediría el clásico sandwich Pausa, pero sin pimentón rojo. Si, bueno, así fue como realmente conocí a Nicolás.
Y pasaron más años. Yo me fuí del restaurante, no sé que hizo el Nico sin mí, pero, bueno, esa es otra historia. Cuando un día recibo un email de Nicolás contándome que se casaba. Aún no tenían la fecha pero quería que nosotros fuéramos sus fotógrafos <3 Luego de semanas sin tener noticias, recibo otro email de Nicolás preguntándome donde me depositaba … “Pero Nico si aún no me dices la fecha!” “Ah! se me había olvidado decirles! Cerramos para el 16 de Abril!” :/ Voláo como él solo, y este fue uno de varios del  “Niño desastre”, como se auto-denomina.

Y el gran día llegó, con bombos y platillos, truenos y mucha lluvia! … pero irónicamente poca agua, porque la cortaron en todo Santiago. Por suerte habían alcanzado a llenar la tina, donde a gritos el Nico se tuvo que bañar con esa agua helada. Pero aún así la sonrisa no se le borraba de la cara. Y así fue todo el día. Y toda la noche. Sonrisas, gritos, carcajadas, saltos y Koalas de alegría pudimos ver de él. De los matrimonios más emocionantes que nos ha tocado fotografiar. Una ceremonia a corazón abierto. Transparente. Con historias de dudas y aceptación. Luchas y victorias. Historias de valientes. Una historia de amor. Gracias, chicos, por elegirnos, por dejarnos ser parte de su día, por confiar en nosotros. Gracias, mil y una vez, por dejarnos registrar el comienzo de esta nueva familia que re admiramos. Todo el <3 del mundo.

T.

Blog1Blog2Blog3Blog4Blog5Blog6Blog7Blog8Blog9Blog10Blog11Blog12Blog13Blog14Blog15Blog16Blog17Blog18Blog19Blog20Blog21Blog22Blog23Blog24Blog25Blog26Blog27Blog28Blog29Blog30Blog31Blog32Blog33Blog34Blog35Blog36Blog37Blog38Blog39Blog40Blog41Blog42Blog43Blog44Blog45Blog46Blog47Blog48Blog49Blog50Blog51Blog52Blog53Blog54Blog55Blog56Blog57Blog58Blog59Blog60Blog61Blog62Blog63Blog64Blog65Blog66Blog67Blog68Blog69Blog70Blog71Blog72Blog73Blog74Blog75Blog76Blog77Blog78Blog79Blog80Blog81Blog82Blog83Blog84Blog85Blog86Blog87Blog88Blog89Blog90Blog91Blog92Blog93Blog94Blog95Blog96Blog97Blog98Blog99Blog100Blog101Blog102Blog103Blog104Blog105Blog106Blog107Blog108Blog109Blog110Blog111Blog112Blog113Blog114Blog115Blog116Blog117Blog118Blog119Blog120Blog121Blog122Blog123Blog124Blog125Blog126Blog127Blog128Blog129Blog130Blog131Blog132Blog133Blog134Blog135Blog136Blog137Blog138Blog139Blog140Blog141Blog142Blog143Blog144Blog145Blog146Blog147

tags: fotógrafos de matrimonio en santiago de chile, best wedding photographers in chile, matrimonio gay en santiago de chile, unión civil gay en santiago chile,  mejores fotógrafos de matrimonio en santiago de chile, gay wedding in santiago de chile, francisco adriasola y nicolás allamand.

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *